Llamado a un pacto moral multipartito

ACSI Logo Latinomerica full name

LLAMADO A UN PACTO MORAL MULTIPARTITO

a la comunidad educativa cristiana


La Oficina Continental para Latinoamérica de Association of Christian Schools International (ACSI) representa a 630 centros escolares miembros que sirven a más de 150,000 estudiantes en la región. ACSI es una asociación global que afilia a 5,500 escuelas en 108 países alrededor del mundo. El centro educativo del cual usted recibe este comunicado es probablemente uno de nuestros miembros, y como tal, está comprometido a funcionar conforme a principios bíblicos y valores cristianos.

ACSI Latinoamérica invita a la comunidad educativa de este centro educativo a considerar y suscribir el siguiente contrato moral con vigencia durante el tiempo que dure la crisis derivada del COVID-19.

El centro educativo se compromete a:

  • Asegurar la prestación del mejor servicio educativo posible en cada circunstancia, que tome en cuenta las mejores prácticas de educación presencial, a distancia y multimodal; haciendo uso eficaz de innovadoras y accesibles tecnologías, pero especialmente, del irreemplazable talento humano que Dios nos ha dado. (Col 3:23; Rom 12:2; Ex 35:30-36:2)
  • Adaptar el programa académico a la nueva normalidad prevalente. Se priorizará la salud mental, emocional, espiritual y física por encima del rigor académico para no sumar más angustia y estrés a los estudiantes y sus familias. (Lu 2:52; Fil 4:6, 7)

Los docentes se comprometen a:

  • Hacer una apropiada selección de metodologías y contenidos curriculares que considere múltiples adecuaciones al plan de estudios. (Fil 4:12; 1 Cor 9:19-22)
  • Crecer profesionalmente en la aplicación de nuevas y apropiadas modalidades pedagógicas, siempre demostrando el amor de Cristo al poner en práctica la “regla de oro” en su relación con estudiantes y sus familias. (Ef 4:15; 1 Tim 4:13-15; Stg 3:1; Mt 7:12)
El cumplimiento esperado del programa académico ha sido afectado y es imperativo hacer los ajustes didácticos necesarios para enfocar en lo más esencial. Es extremadamente complejo mantener el rendimiento estudiantil cuando el modelo de educación presencial ha sido suspendido y no volverá a ser el mismo. La implementación de innovadores sistemas de gestión de aprendizaje multimodal es desafiante pero no imposible.

 

Los padres de familia y adultos encargados se comprometen a:

  • Tener una actitud de reconocimiento y gratitud por el esfuerzo que docentes y centros escolares están haciendo por servir a sus hijos a pesar de las presentes limitaciones. (1 Tes 5:12; Col 3:15)
  • Hacer su mejor esfuerzo por cumplir con los pagos convenidos o pactar un arreglo de pago diferido con el centro educativo. (Rom 13:7,8; Lu 16:8-13)

Ciertamente los servicios educativos que se están recibiendo están lejos de ser perfectos por haber tenido que adaptarse. Es necesario considerar que el trabajo de preparar clases a distancia, actividades académicas y sesiones remotas—en vivo o pregrabadas—representa arduo trabajo para los educadores. Que sus hijos no estén siendo atendidos en un aula de clase no quiere decir que el servicio educativo ha dejado de prestarse. Únicamente las condiciones han cambiado, por lo que es justo y necesario realizar los pagos pactados. Si por causa de cesantía laboral, ingresos disminuidos u otras causas se les impide cumplir con los pagos regulares, o hay inconformidad con los servicios recibidos, hable con las autoridades del centro educativo, pero evite una actitud crítica, hostil o evasiva. Su compromiso moral está por encima de descontentos temporales o disposiciones gubernamentales adversas a la educación privada.

 

Los estudiantes se comprometen a:

  • Ser diligentes en el cumplimiento de sus responsabilidades estudiantiles—ahora más que nunca—considerando que son parte de la generación que sobrevivirá una pandemia a nivel mundial. Ustedes son parte de la historia universal que futuras generaciones verá con ojos de admiración. ¡Trabajen para hacerse dignos de esa admiración! (Pro 13:4; Jos 1:7-9)

FINALMENTE, todos los miembros de esta comunidad educativa:

  • Declaramos nuestra confianza en Dios y no en sistemas humanos de gobierno; nuestra dependencia en Él como único y supremo proveedor y nuestra esperanza en la salvación que viene únicamente del Señor. (Sal 62; Jer 17:5-8)
  • Damos gracias a Dios por ser parte de un modelo de educación Cristocéntrica, basada en la Palabra de Dios y que transmite principios y valores cristianos de generación a generación, como una responsabilidad compartida entre familia, iglesia y centro educativo. (Deu 6:1-9; Is 3:20, 21)
  • Reafirmamos nuestra fe en Jesucristo como único Señor y Salvador, nuestra esperanza en el plan soberano del Padre celestial y nuestro mutuo amor fraternal, practicado en obediencia al Señor como parte del fruto del Espíritu. (1 Cor 12:4-6; 13:13; Gál 5:22; Rom 8:37-39)

 

Favor de responder a este llamado de la manera indicada por el liderazgo del centro educativo.

Para más información sobre ACSI y los recursos, programas y servicios disponibles para educadores cristianos y padres de familia, incluyendo el descargable de este documento,
Visite la página web: acsilat.org
Version en PDF

ACSI Logo wTag 4c

 

Mayo de 2020


Imprimir   Correo electrónico

Related Articles