Viernes, 05 Junio 2020 10:33

Más que sobrevivientes: planeación de escenarios post COVID-19 Destacado

Escrito por
Valora este artículo
(3 votos)

La tragedia de los Andes es una de las historias que marcó mi niñez en 1972. 

Andes avión

En este evento, catorce de cuarenta y cinco personas sobreviven de forma providencial a un fatídico accidente aéreo en las cumbres andinas. Durante los 72 días que convivieron en condiciones de hambre, sed y frío extremo, estos jugadores uruguayos de rugby que iban rumbo a Chile desarrollaron habilidades extraordinarias que les permitieron sobrevivir y convertirse en los héroes de mi niñez junto a los astronautas de las misiones Apolo.

Al examinar la situación presente, en donde nos hemos estrellado en un imprevisto paraje, acechados por un hostil virus y con una severa recesión económica a las puertas, nos preguntamos cuántos colegios cristianos están preparados para sobrevivir bajo condiciones así. Al igual que los “héroes de los Andes” —como se llegó a conocer más tarde al puñado de supervivientes— nosotros podemos sentarnos a esperar a que alguien nos rescate o podemos hacer algo para mantener nuestra organización educativa viva y funcional.

En la útil herramienta de planeación de escenarios se puede distinguir cuatro tipos de centros educativos cuyo destino está marcado por la manera en la que responden a dos importantes factores. Así como los que iban en aquel infausto vuelo sudamericano tuvieron que enfocarse en resistir los efectos de las temperaturas bajo cero y, por otro lado, la falta de agua y alimento, los colegios deben enfrentar las siguientes dos condiciones que amenazan su supervivencia:

  • Factor X - Actividad Educativa: El cumplimiento esperado del programa académico ha sido afectado y los ajustes didácticos no siempre se implementan con éxito. Es extremadamente complejo cubrir todos los contenidos curriculares requeridos para obtener logros de aprendizaje esperados cuando el modelo pedagógico presencial ha sido suspendido y no volverá a ser el mismo. La implementación de innovadores sistemas de gestión de aprendizaje multimodal es desafiante pero no imposible.
  • Factor Y - Impacto Económico: Muchas de las familias han suspendido los pagos escolares por causa de cesantía laboral, ingresos disminuidos o simple inconformidad con los servicios que se están recibiendo —muchas veces al amparo de disposiciones gubernamentales. Hay una innegable recesión económica a nivel mundial que afecta a todas las empresas de iniciativa privada, de las cuales nuestros colegios son parte. Las condiciones de un futuro regreso a clases auguran menos estudiantes en las aulas y mayores restricciones en las condiciones de los servicios educativos.

¿Cómo respondemos a este desafío y pasamos de ser un colegio en peligro de extinción a un superviviente o, mejor aún, a ser un colegio esforzado y fortalecido? Su respuesta a las dos variables anteriores determina su lugar y destino en estos cuatro posibles escenarios.

Escenarios Colegios 2020 v.2.0Los colegios fuertes son aquellos que, cual casa sobre la roca o las vírgenes prudentes de la parábola, están firmes y debidamente preparados. Algunos, por medio de un programa sistemático de mejora escolar como una acreditación, han desarrollado la suficiente fortaleza organizacional para estar a salvo en las presentes circunstancias. Al igual que el hombre justo del Salmo 112, este centro escolar “maneja sus negocios con justicia; ciertamente nunca fracasará; no temerá recibir malas noticias; su corazón está firme, confiado en el SEÑOR.” El impacto de una actividad educativa altamente compleja o la recesión económica es bajo, gracias a una sabia preparación para tiempos difíciles.

El colegio esforzado está enfrentando un impacto económico alto por la falta de ingresos, pero hace un hábil manejo de la oportunidad que brinda la situación actual. Determina mantenerse relevante y fiel en servir a los estudiantes y sus familias por medio de un programa educativo creativo e innovador. La respuesta de las familias es positiva y eso le permite contrarrestar los efectos de esta crisis y salir adelante. Este colegio es como un José en Egipto o un Daniel en Babilonia. El Señor les fortalece y levanta a pesar de las circunstancias adversas. 

La diferencia con el colegio superviviente es que este último probablemente cuenta con algunas reservas para enfrentar el impacto económico o tiene el respaldo de una iglesia o denominación, pero su inhabilidad de adaptarse a las nuevas condiciones de educación multimodal lo pone en peligro de volverse irrelevante y desaparecer. Con gran esfuerzo logra hacer los cambios necesarios que le permiten salir a flote y reinventarse en medio de la crisis, pero esto representa grandes sacrificios. Pienso en el pueblo de Israel en el desierto o el testarudo profeta Jonás.

Es triste pensar que un centro educativo tenga que cerrar sus puertas, pero puede ser el destino inevitable de algunos que ya antes estaban debilitados y pronto entrarán a la sala de cuidados intensivos. La combinación de un alto impacto económico y la inhabilidad para hacer las adaptaciones pedagógicas necesarias puede resultar letal. ¡Solamente un milagro puede salvar a un colegio así de sucumbir al tsunami actual! Es bueno creer en un Dios de milagros, pero Él no ha prometido hacer por nosotros aquello que Él mismo no nos haya dado los medios y el mandato para hacerlo nosotros mismos.

Fighting virusEs inevitable pensar en las víctimas del COVID-19 al describir cada uno de los escenarios anteriores. Si hay algo en lo que todos los médicos están de acuerdo es la manera en la cual nuestros organismos reaccionan ante este o cualquier otro virus. Las personas cuyo sistema inmunológico es fuerte padecen muy poca sintomatología y en pocos días se recuperan sin dificultad. Otros reciben el impacto del virus y, a pesar de cuadros clínicos complicados como diabetes o hipertensión, su organismo reacciona y se defiende eficazmente contra el invasor. Pero está el caso de aquellos que tristemente no sobreviven el embate de la enfermedad, aunque se les ponga en un respirador artificial.

¿Cuál de los anteriores será usted y su colegio?

Se acredita la supervivencia en la tragedia de los Andes a diferentes factores. La determinación del espíritu humano, la esperanza de un posible rescate e incluso al canibalismo al que tuvieron que recurrir para mantenerse vivos. Es triste que casi ninguno de los sobrevivientes le da el debido crédito a Dios.

Algunas comunidades educativas están devorándose unos a otros en crítica y conflictos. Otros están poniendo su esperanza en paquetes de rescate financiero gubernamental. Los más arrogantes ponen la confianza en su propia habilidad de esquivar el vendaval. “Algunos confían en carros y otros en caballos, pero nosotros en el nombre del Señor nuestro Dios confiaremos.” —Salmo 20:7 (NBLH).

Muchas veces Dios mandó al pueblo de Israel a responder a las amenazas con una combinación de estrategia y esperanza. Encontramos ejemplos de ello en la experiencia de David (II Sam 5:17-25; 15:31-34; I Crón 18:13); de Esdras y Nehemías en el tiempo del retorno de la cautividad (Esd 5:1-5; Neh 2:17-20) y muchas otras ocasiones en las que la fe va de la mano de la acción estratégica. Junto a la confianza en Dios, los líderes somos llamados a ser fieles estrategas y ejecutores de lo que Dios manda para determinada circunstancia. Si oramos a Él y escuchamos Su voz, el Señor mostrará el camino por el que debemos andar (Is 30:20,21).

Los colegios cristianos no solo sobreviviremos, sino que esta difícil realidad nos hará más fuertes. Al igual que en los relatos bíblicos, el Señor nos ayudará a sobreponernos a la adversidad por medios naturales y sobrenaturales y usará esta misma vicisitud para fortalecernos. Más que sobrevivientes, ¡seremos más que vencedores!


 Autor: M.Ed. Estuardo Salazar Gini, Director Continental ACSI Latinoamérica

Visto 492 veces Modificado por última vez en Miércoles, 10 Junio 2020 17:53
Estuardo Salazar Gini

Director Continental de ACSI Latinoamérica desde 1990, responsable de proveer liderazgo al equipo que ofrece programas, servicios y recursos a instituciones educativas a todo nivel en México, Centro, Sudamérica, el Caribe y el resto del mundo de habla hispana. Conferencista internacional, cuyas disertaciones han sido escuchadas en los últimos 30 años por una audiencia combinada de más de 36,000 educadores, estudiantes y padres de familia en 20 países de Norte, Centro, Sudamérica, el Caribe, Asia y Europa. Posee una maestría en Liderazgo Educativo de Regent University (Virginia, 1996) y una licenciatura en Teología del Seminario Teológico Centroamericano (Guatemala, 1985).  Actualmente es doctorando en Liderazgo Organizacional (DLO) en la Universidad San Pablo de Guatemala.  

https://estusal.com