Viernes, 13 Noviembre 2020 08:20

Burnout docente: cómo prevenirlo y contrarrestarlo Destacado

Valora este artículo
(0 votos)

¡Adaptarse a algo nuevo y diferente puede ser agotador! Y durante la mayor parte del año 2020, viviendo en medio de una pandemia, hemos tenido que enfrentarnos a cambio tras cambio. Especialmente los docentes han sentido el impacto de esto al tener que hacer muchos cambios en su vida personal y profesional, además de la responsabilidad de apoyar a sus estudiantes en su propio proceso de adaptación a la “nueva normalidad” educativa.

¿Qué tenía Dios en mente cuando dirigió a los líderes de ACSI a hablar de florecer y fructificar en una época en la que la fatiga parece ser el producto natural de nuestra actual situación? ¿Hubo algo que se perdió entre el cielo y la tierra?

¡No! ¡El florecimiento fue creado para tiempos como estos! En el Salmo 92, el rey David escribe sobre florecer en un contexto de circunstancias difíciles: la presencia de impíos, hombres necios, insensatos y enemigos. Y dentro de la realidad de los tiempos adversos, proclama con valentía que “El justo florecerá...” (v. 12 énfasis agregado). Como docente que lucha contra la fatiga de la adaptación, es posible que usted dude que florecer sea posible en estas circunstancias. Sin embargo, para que se haga realidad, primero veremos a qué se refiere este concepto.

En este salmo, el rey David ofrece una imagen de florecimiento a través de las características de dos árboles: la palmera y los cedros del Líbano. Estos dos árboles se caracterizan por:

  • Crecer muy alto y pararse erguidos incluso en circunstancias ambientales difíciles
  • Permanecer esplendorosamente verdes
  • Su madera tiene muchos años de utilidad y diversidad que contribuyen al bienestar de los demás
  • En culturas antiguas simbolizaban características de bienestar (fuerza, resiliencia, paz y prosperidad).

El rey David resume el propósito de florecer en dos acciones: dar fruto (incluso en la vejez, v. 14) y proclamar la justicia y la fortaleza de Dios como Roca (v. 15).

Es posible estar bien en medio de la adversidad

Hugh Whelchel del Institute for Faith, Work, and Economics escribió sobre el florecimiento en el lugar de trabajo actual. La imagen que él describe de florecimiento implica ser empoderado por el Espíritu Santo para prosperar a través del bienestar integral: físico, psicológico, emocional y espiritual; al contrario de lo que el mundo describe, donde solo se lucha por la prosperidad material. Sus pensamientos son similares a los del Rey David, en los cuales el propósito de florecer es: dar gloria a Dios en el desarrollo personal y —como la palmera y el cedro del Líbano— dar fruto al compartir nuestros dones con los demás, ayudándolos a florecer también.

Los docentes desean florecer tanto personal como profesionalmente y la búsqueda del bienestar integral de la persona es parte de ese proceso. Pero, seamos honestos, esta búsqueda puede resultar abrumadora porque a menudo se asocia con hacer más. Y para los docentes atareados y tensos por las adaptaciones que se han hecho a causa de la pandemia, hacer más puede ser difícil. Las acciones relacionadas con el bienestar integral de la persona a menudo son desplazadas por las tareas más urgentes y por las cuales debemos rendir cuentas.

Es interesante notar que el Salmo 92 fue escrito como una canción para la celebración del sábado. Estaba destinado a ser cantado el día de reposo. El pueblo de Dios reflexionó sobre la idea de florecer, no en el contexto de una exhortación a hacer más, sino en un contexto de fiesta, descanso y renovación de fuerzas. Este salmo también conecta el lugar y el ser plantado (en la casa del Señor) con el florecimiento (en los atrios de nuestro Dios). El pueblo de Dios florece, no solo en el contexto del esfuerzo, sino en la estabilidad y seguridad de ser plantado y cuidado por el Padre. Es por eso que estas observaciones me llevan a creer que florecer es más un estado en el que vivimos y no una meta por alcanzar. En este tiempo, cuando estamos trabajando a todo vapor, ya sea en un nuevo año escolar o preparándonos para concluir este y alistar todo para el siguiente, quizás la idea de gozar de bienestar integral debe ser visto como algo digno de ser apreciado y cultivado y no como un pérdida de tiempo.

Un poquito de sábado toda la semana119564642_l_copy.jpg

Apreciar es algo poderoso porque lo que valoramos nos motiva a buscarlo y compartirlo con los demás. Asimismo lo que experimentamos como placentero lo procuramos con más vehemencia, incluso en las circunstancias más difíciles. Por ejemplo, luego de liberar tensión física y emocional después de una caminata un fin de semana, me siento motivada a experimentar eso nuevamente, aunque sea solo caminando 10 minutos diarios antes o después de la jornada laboral.

Considere las siguientes actividades propias de un “día de reposo” que provocan un sentimiento de placer y apreciación. Experimente con estas actividades y reflexione sobre cómo ellas podrían impulsarlo a perseguirlas y replicarlas en pequeñas maneras en su ajetreada vida como docente o líder educativo.

Tome un bocado de un alimento saludable, en la forma más cercana a cómo Dios lo creó, y tómese un tiempo para saborearlo, notando el color, la forma, el olor, el sabor y la textura. ¡Demos gracias a Dios por su buena creación y provisión! ¿Cuándo fue la última vez que se detuvo lo suficiente como para activar sus sentidos y realmente disfrutar y saborear su comida? ¿En qué momento de su rutina puede incluir tiempo para relajarse y saborear la provisión de Dios de esa manera con más frecuencia?

Camine al aire libre y sienta el movimiento de sus pulmones, articulaciones y músculos. ¡Es gracias a Dios que tenemos un cuerpo maravillosamente funcional! ¿Cómo afecta esta actividad su estado mental y emocional? ¿Cómo podría integrar esta experiencia en su rutina diaria, incluso por períodos breves?

Haga una pausa en sus deberes como educador y observe cómo se siente disciplinarse para prestar toda su atención a las relaciones y la recreación. Agradezca a Dios por las cosas gratificantes y divertidas de la vida fuera del trabajo. ¿Cómo se sintió desconectarse realmente del trabajo? ¿Puede convertirse esto en una rutina viable?

Tome una siesta y observe la pesadez de sus extremidades y la evaporación de sus pensamientos mientras se queda dormido. ¡Gracias a Dios por un diseño que incluye la necesidad de dormir! ¿Cómo se sintió dejar que Dios manejara el mundo sin usted por un tiempo? ¿Cómo podría desconectarse más a menudo sin sentirse un irresponsable?

En estos tiempos difíciles, buscar el bienestar agregando más cosas por hacer en un ajetreado día escolar puede ser abrumador. Estamos en riesgo de colapsar si seguimos enfrentando adaptaciones casi constantes y agotando la capacidad limitada de cambio que tenemos. Pero, así como hay “más de una forma de desplumar una gallina”, hay más de una forma de buscar el bienestar en aras de florecer en medio de la adversidad.

Y podemos hacerlo adentrándonos en un estado de reposo. Podemos empaparnos de la satisfacción del estar bien a través de experiencias sencillas y el sincero aprecio de las mismas. ¡Estas son formas pequeñas pero poderosas en las que podemos comenzar a florecer desde la fatiga!

Autora

Screen_Shot_2020-11-13_at_08.24.48.pngGinger Hill es fundadora de Good Health for Good Works, donde combina su experiencia en bienestar profesional con principios bíblicos para ayudar a los trabajadores serios, pero a menudo agotados, de las organizaciones cristianas a dar pasos hacia una vida más saludable para que puedan cumplir la misión de su organización con energía, eficacia y excelencia. Es una cristiana comprometida y defensora del bienestar de los empleados con más de 18 años de experiencia al servicio de los empleados en todos los niveles en una amplia variedad de entornos laborales, incluidas las escuelas. Ella sirve a los empleados como oradora de bienestar, entrenadora, gerente de programas y consultora. Tiene una Maestría en Ciencias en Promoción de la Salud y ha obtenido y mantiene sus designaciones como Maestra Especialista Certificada en Educación para la Salud (MCHES) y Entrenador de Bienestar Certificado. Se la puede contactar por correo electrónico a Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo..

Visto 481 veces Modificado por última vez en Miércoles, 02 Diciembre 2020 17:04
Más en esta categoría: Huracán Iota en Centroamérica »