Martes, 28 Abril 2020 10:08

¿Estás bien?: Bienestar en medio de la crisis del COVID-19

Valora este artículo
(0 votos)

¿Estás bien?” Esta pregunta que regularmente hacemos a nuestros amigos, estudiantes y colegas tiene un nuevo significado en la situación actual en la que nos encontramos a nosotros mismos, cuando nuestras escuelas y comunidades han experimentado un caos repentino seguido por confusión.

Sin embargo, ¿sabía que esta pregunta también se encuentra en la Biblia? Como explica Leslie Allen en “Shalom como una totalidad: Abrazando el amplio mensaje bíblico: ‘Shalom’ puede ser usado generalmente para describir el bienestar de personas o comunidades y ‘paz’ es un desarrollo peculiar, así como también común.

En las narraciones hebreas hay una pregunta coloquial que uno le hace a quien acaba de llegar a un lugar: ¿Hashalom? En 2 Reyes 9:11 Versión Reina Valera Contemporánea y la Nueva Traducción Viviente traducen esto: "¿Está todo bien?"

Como ex profesora de psicología, el concepto de bienestar es uno que he explorado durante más de 10 años. Ya sea en una conversación diaria, realizando estudios o leyendo la investigación de otros académicos, descubrí que la mayoría de las personas no saben cómo definir el bienestar. Y, sin embargo, nuestra definición es crucial para navegar la situación actual que estamos viviendo a nivel mundial.


Definiendo Bienestar


Si simplemente escribimos "bienestar" en Google, es probable que encontremos los siguientes tipos de definiciones: "El estado de estar cómodo, saludable o feliz", "una experiencia de salud, felicidad y prosperidad" y " buena salud mental, alta satisfacción con la vida y capacidad para manejar el estrés". Estas definiciones reflejan que el bienestar incluye componentes psicológicos, físicos, emocionales y ambientales. La parte de "bien" se define consistentemente como la presencia de rasgos positivos como la felicidad y la satisfacción con la vida y una ausencia notable de aspectos negativos. El "estar" describe cómo interactuamos con ese entorno. Si estas definiciones son correctas, y se requiere la presencia de felicidad, salud, comodidad y prosperidad para el bienestar, entonces es seguro decir que la mayoría de nosotros no estamos bien.


Sin embargo, como educadores cristianos hay innumerables beneficios al tener un marco bíblico a través del cual podemos educar a los estudiantes. Tener la Palabra de Dios como eje central es vital para cada aspecto de nuestra enseñanza y distingue la educación cristiana. Como educadores cristianos, nuestra misión de educar a los embajadores de Su reino de manera integral, lo cual no se limita a los estándares o definiciones seculares. En cambio, podemos estar seguros que la Palabra y la verdad revelada de Dios son la base de todo lo que hacemos, incluida la forma en que definimos y buscamos el bienestar. Y durante una temporada cuando la incertidumbre es segura, podemos consolarnos en la Palabra inmutable de Dios.


Entonces, ¿cómo entendemos la forma en la que deberíamos estar en este mundo a través de la lente de la Palabra de Dios? Pasamos a la vida del mejor maestro que haya existido, Jesús. Examinamos los patrones de su vida y sus enseñanzas, y (re) enfocamos nuestro plan de estudios, horarios y objetivos con Él en el centro.


Buscando Bienestar y Shalom

Aunque esta no es una lista exhaustiva, considere estos tres puntos al pensar en cómo buscar el bienestar o el shalom.

  • Perseguir el bienestar en medio del sufrimiento. El bienestar para los cristianos no incluye perseguir lo positivo y evitar lo negativo (2 Timoteo 3:12). El sufrimiento está realmente garantizado. Cuando examinamos la vida de Jesús, vemos que el camino hacia la plenitud incluía el sufrimiento.
  • Busque la paz en todas las relaciones. Las Escrituras nos muestran que el bienestar individual y comunitario está íntimamente conectado. ¿Qué dice Jesús acerca de aquellos que buscan la paz? Serán llamados hijos de Dios (Mateo 5: 9). La reconciliación proactiva con los demás es digna de filiación en el reino (ver también Proverbios 16: 7; Romanos 12:18).
  • Recuerda que Jesús trajo el shalom eterno. Habrá temporadas en las que la sensación de "no estar bien" parece durar para siempre. Recuerde que Jesús no solo modela la integridad como el Príncipe de Shalom, sino que también las Escrituras prometen que su paz durará para siempre (Isaías 9: 5-6). En lugar de conformarnos con la ausencia de conflicto, podemos abrazar la verdadera paz y la integridad.

Se nos recuerda constantemente nuestra humanidad rota a través de las sutiles molestias y la tragedia que altera la vida. Para algunos se sienten como pequeñas grietas en una piedra y para otros son cañones con valles. En el libro, El Problema del Dolor (The Problem of Pain), CS Lewis comparte: “Podemos ignorar incluso el placer. Pero el dolor insiste en ser atendido. Dios nos susurra en nuestros placeres, habla en nuestra conciencia, pero grita en nuestros dolores: es su megáfono para despertar a un mundo sordo ". El dolor tiene utilidad ya que nos recuerda que necesitamos ayuda.

Sin embargo, sin una lente bíblica, buscaremos abordar nuestro dolor y causar más dolor. Cuando nos vemos a nosotros mismos como la solución o el salvador, inevitablemente fallaremos. En cambio, podemos alinear lo que significa estar bien y completamente pleno a la Palabra de Dios. Dios nos ha dado suficiente información para un momento como este para traer shalom. Lo que nos ha dado en su Palabra es perfecto.

 

Pasos de reflexión y acción

  1. Discuta la vida de Jesús con dos o tres amigos. ¿Qué observa sobre su bienestar (por ejemplo: dinámica física, emocional, psicológica, espiritual y relacional)? ¿Cómo modela la integridad?
  2. Reflexione sobre sus propios objetivos de bienestar, tanto en general como a la luz de su situación actual. ¿Cómo modela Jesús la plenitud? ¿Hay áreas en las que ha adoptado una cosmovisión secular del bienestar?
  3. Haga una lista de objetivos para cada categoría: física, emocional, psicológica, espiritual y relacional. Concéntrese en una categoría y establezca un objetivo para comenzar. Por ejemplo, para la categoría física, puede establecer objetivos como: 1) practicar una buena postura mientras está sentado; 2) estirar diariamente en su escritorio durante 10 minutos; 3) comer algo "verde" en cada comida.

A medida que avanzan las semanas, integre lentamente objetivos y categorías adicionales a un ritmo que sea manejable y sostenible. Considere ponerse en contacto al menos una vez por semana con una persona que sea su socio para que juntamente puedan animarse y orar mientras trabaja para alcanzar sus metas. Estas acciones le ayudarán a priorizar el bienestar y a buscar el shalom en tiempos difíciles. Finalmente, no olvide preguntar periódicamente a otros en su círculo de influencia la pregunta importante, “¿Está todo bien?”, y considere en oración cómo puede señalarles la plenitud de la vida que encontramos en Jesús (Juan 10:10b).

Autora: Dra. Charlotte Marshall Powell

Referencias bibliográficas:

  1. Allen, L. (n.d.). Shalom as Wholeness: Embracing the Broad Biblical Message. Retrieved from https://fullerstudio.fuller.edu/shalom-as-wholeness-embracing-the-broad-biblical-message/
  2. Lewis, C S. 1962. The Problem of Pain. New York: Macmillan.
Visto 591 veces Modificado por última vez en Miércoles, 10 Junio 2020 18:06