¿Qué es ACSI?

Las siglas de ACSI en inglés significan Association of Christian Schools International es decir, Asociación Internacional de Escuelas Cristianas.

Somos una organización que sirve a escuelas cristianas alrededor del mundo. Desde sus oficinas centrales en Colorado Springs y por medio de sus 18 oficinas ubicadas estratégicamente, ACSI asocia y sirve a más de 24,000 escuelas, colegios y universidades cristianas en más de 100 países.

Esto la hace la Asociación de Escuelas Cristianas más grande del mundo. Desde 1990, la Oficina Continental para Latinoamérica funciona en Guatemala, proveyendo recursos, programas y servicios a escuelas y educadores en México, Centro, Sudamérica y el Caribe.

A partir de 1999 ACSI Latinoamérica se acerca a sus colegios miembros con oficinas regionales en Paraguay, Brasil y República Dominicana. También contamos con valiosas alianzas estratégicas con selectas asociaciones y organizaciones que representan a ACSI en diferentes países de la región.

¿En qué creemos?

Creemos…

  • En la Biblia como la inspirada infalible, autorizada e inerrante palabra de Dios (2 Ti. 3:15, 2 P. 1:21).
  • En un solo Dios, eternamente existente en tres Personas: Padre, Hijo y Espíritu Santo (Gn. 1:1, Mt. 28:19, Jn. 10:30).
  • En la deidad de Cristo (Jn. 10:33); Su nacimiento virginal (Is. 7:14, Mt. 1:23, Lc. 1:35); Su vida sin pecado (He. 4:15, 7:26); Sus milagros (Jn. 2:11); Su muerte vicaria y expiatoria (2 Co. 15:3, Ef. 1:7, He. 2:9); Su ascensión a la diestra del Padre (Mr. 16:19); regreso personal en poder y gloria (Hch. 1:11, Ap. 19:11).
  • En la absoluta necesidad de regeneración por el Espíritu Santo para salvación por causa de la extrema pecaminosidad de la naturaleza humana, y que los hombres son justificados por la fe en la sangre derramada de Cristo y que solo por la gracia de Dios y por medio de la fe sola somos salvos (Jn. 3:16-19; 5:24, Ro. 3:23, 5:8-9, Ef. 2:8-10, Tit. 3:5
  • En la resurrección de tanto salvos como perdidos; de los salvos para resurrección de vida y los perdidos para resurrección de condenación (Jn. 5:28-29).
  • En la unidad espiritual de los creyentes en el Señor Jesucristo (Ro. 8:9, 1 Co. 12:12-13, Gá. 3:26-28).
  • En el ministerio presente del Espíritu Santo en virtud de cuya morada el cristiano es capacitado para vivir una vida piadosa (Ro. 8:13-14, 1 Co. 3:16, 6:19-20, Ef. 4:30, 5:18)
  • Que el término matrimonio tiene un sólo significado: el acto por el cual un hombre y una mujer se unen en una relación única y exclusiva, tal como lo establecen las Sagradas Escrituras (Gen. 2:18-25).  Creemos que la intención de Dios al diseñar la intimidad sexual es que suceda únicamente entre un hombre y una mujer unidos en matrimonio (1 Cor. 6:18; 7:2-5; Heb. 13:4).  Creemos que el mandato de Dios es que no exista intimidad sexual fuera o aparte del matrimonio entre un hombre y una mujer.
  • Que Dios maravillosamente preordinó y de forma inmutable creó a cada ser humano como varón o hembra, de conformidad con su sexualidad biológica.  Estos dos géneros—distintivos pero complementarios—reflejan conjuntamente la imagen y naturaleza de Dios (Gen. 1:26-27).
¡Compártelo!
Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0Share on LinkedIn0Email this to someone